devocionales.com :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

devocionales.com
Dale clic aquí para recibir actualizaciones diarias en tu correo electrónico.

 

Vencer la tentación si es posible con ayuda de Dios

Vencer la tentación si es posible con ayuda de Dios

1.- Lectura Bíblica: 1 Pedro 5:8; Mateo 6:13;

2.- Versículos para memorizar:

“¡Estén alerta! Cuídense de su gran enemigo, el diablo, porque anda al acecho como un león rugiente, buscando a quién devorar.” (1 Pedro 5:8. NTV)

3.- Reflexión en la Palabra de Dios:

Piense por un instante en un abogado joven a quien llamaremos James. Está recién casado y, a decir verdad, ama a su esposa. No obstante, no puede ver pasar una chica porque de inmediato se queda mirándola. Él reconoce que es su mayor tentación.

Leonardo es cajero de un banco, Ha tenido oportunidades de sustraer algún dinero, sobretodo los fines de semana cuando hay inventario. ¿Qué hacer? El interrogante se lo ha formulado una y otra vez porque conoce— a ciencia cierta— que no debe hacerlo así alguien que ama a Dios.

Lucía es una chica joven. Recién casada. No obstante, en la oficina hay un joven apuesto que la pretende. Ella le ha insistido que está comprometida pero él le insiste que pueden ir a “dar una vuelta” cualquier día en la tarde. ¿Cómo ser infiel? Ella concluyó que no lo hará, aunque admite que la tentación es grande.

¿Quién no se ha visto expuesto a la tentación? Sin duda todos los seres humanos. No obstante, cuando comenzamos a caminar de la mano del Señor Jesús el asunto parece complicarse más. Los nuevos creyentes encuentran tropiezos a cada paso. Y comprendemos la razón. El apóstol Pedro lo explica de la siguiente manera: “¡Estén alerta! Cuídense de su gran enemigo, el diablo, porque anda al acecho como un león rugiente, buscando a quién devorar.” (1 Pedro 5:8. NTV)

Es evidente que el adversario espiritual, Satanás, procura nuestra caída moral que incide directamente en el área espiritual. Si lo logra, la persona cae en dos inclinaciones: De un lado el estancamiento o de otro— el más grave— un revés espiritual.

Tome nota: El enemigo no descansa. Está a la zaga, pendiente, al acecho del más mínimo descuido para tender la red.

El Señor Jesús consciente del enorme peligro que encierra el crecimiento espiritual en el paso a paso diario, nos enseñó a orar pidiendo a Dios fortaleza para vencer. En la oración del Padre nuestro, universalmente conocida, instruye a decirle al Señor: “… y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal…” (Mateo 6:13)

Si la tentación siempre está a la puerta, coincidimos en un hecho: Debemos estar preparados para enfrentarla y salir victoriosos. Dependencia, esa es la clave. Podemos asegurarle que si lo aplica a su vida, será un vencedor sobre las trampas que llevan al pecado.

Si Cristo mora en nuestra vida, vencemos. ¿Ya lo recibió en su corazón? Hoy es el día para que lo haga. No dilate más esa decisión.

4.- Preguntas para el crecimiento personal y espiritual:

a.- ¿Se ha visto tentado? ¿Cuántas veces por día?

b.- ¿Se considera capaz de vencer la tentación?

c.- ¿Para vencer la tentación acude a Cristo Jesús?

d.- ¿Acude a la oración para vencer sobre las tentaciones?

En adelante someteré toda situación tentadora delante de Dios para que me fortalezca.


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en bosquejosdesermones.comLéanos en estudios-biblicos.comLéanos en selecciondesermones.comLéanos en miiglesia.com