devocionales.com :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

devocionales.com
Dale clic aquí para recibir actualizaciones diarias en tu correo electrónico.

 

Deje que el Espíritu Santo guíe su vida

Deje que el Espíritu Santo guíe su vida

1. Lectura Bíblica : Juan 14.23-26; 16:5-8

2. Versículo para memorizar:

“En cambio, si me voy, entonces se lo enviaré a ustedes; y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado y de la justicia de Dios y del juicio que viene.” (Juan 16:5-8. NTV)

3. Reflexión en la Palabra de Dios:

Muchas personas sienten que el mover del Espíritu Santo es sólo para fanáticos. Es más, todo lo asocian con Pentecostés. Y tienen razón. “Desearía que mi iglesia fuera pentecostal”, me escribió un líder de ujieres desde Maracaibo.

Le respondí que sí podría ser, no porque así lo definiera una denominación sino porque se dispusieran a buscar a Dios.

Somos llenos del Espíritu Santo cuando nos disponemos a buscarle a Él. Es ese el momento en el que comenzamos a movernos en la dimensión del Espíritu. Dios mora de una manera especial en nuestro ser, nos guía, nos edifica y nos lleva a la victoria.

Le invito para que consideremos lo que al respecto enseña el afamado autor y conferencista, Charles Stanley: “Jesús aseguró a sus seguidores que les convenía que Él se marchara de la Tierra. Así podría enviar su Espíritu, que juega un papel esencial en la vida de cada creyente:

“Ahora voy a aquel que me envió, y ninguno de ustedes me pregunta adónde voy. En cambio, se entristecen por lo que les he dicho. En realidad, es mejor para ustedes que me vaya porque, si no me fuera, el Abogado Defensor no vendría. En cambio, si me voy, entonces se lo enviaré a ustedes; y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado y de la justicia de Dios y del juicio que viene.” (Juan 16:5-8. NTV)

El Espíritu Santo que habita en nosotros nos sirve como:

• Seguridad. En el momento de la salvación, somos sellados en Cristo por la tercera persona de la Trinidad. La presencia del Espíritu de Dios nos marca como hijos del Padre, y garantiza que perteneceremos a Él para siempre (Efesios 1:13, 14).

• Ayudador. El Espíritu Santo provee sabiduría, conocimiento y entendimiento (1 Co 2.12). Por ser divino, conoce maneras de ayudarnos que ningún simple mortal puede siquiera imaginar. Él nos fortalece cuando estamos debilitados, y ora por nosotros cuando no sabemos cómo hacerlo (Romanos 8:26).

• Guía. El Espíritu Santo puede dirigirnos apropiadamente pues conoce la verdad de cada situación, los corazones de las personas que nos rodean, y nuestros motivos y actitudes. Su guía será siempre correcta porque Él conoce la voluntad del Señor para nosotros (1 Co 2.9-11). Podemos confiar en lo que Él dice, pues no habla por su propia iniciativa, sino comunica lo que escucha del Padre (Juan 16:13, 14).

• Fuente de poder espiritual. El Espíritu libera su poder en nuestras vidas con el fin de que realicemos un servicio fructífero y vivamos en santidad (Efesios 3:16). Esta autoridad divina está siempre a nuestra disposición si nos rendimos a su control.

El Espíritu santo es plenamente Dios, y vive dentro de nosotros. Nos guía, fortalece y lleva a la victoria”

Todos podemos movernos en la dimensión poderosa del Espíritu Santo. Es más: Su gloriosa Presencia puede llenarnos. Basta que nos dispongamos el corazón. Y no solo es una maravillosa experiencia de crecimiento para nosotros, también lo es para nuestra familia.

No es necesario presionar a nuestra familia, basta que nosotros comencemos a meternos con Dios. Ese poder impactará el hogar y buscarán el rostro de Dios. El cambio comienza con usted.

Si no ha recibido a Jesucristo en su corazón, hoy es el día para que lo haga. Puedo asegurarle que no se arrepentirá.

Prendidos de la mano de Jesucristo llegamos siempre a nuevos niveles de crecimiento personal y espiritual. Ábrale hoy las puertas de su corazón a Jesucristo. No se arrepentirá.

4. Preguntas para el crecimiento personal y espiritual:

  1. ¿Ha sido lleno del Espíritu Santo?
  2. ¿Anhela la llenura del Espíritu Santo?
  3. ¿Pone usted impedimentos a la llenura del Espíritu Santo?
  4. ¿Ha identificado qué barreras le pone al Espíritu Santo?

En adelante procuraré crecer cada día más en Dios, para ser lleno de Su Presencia poderosa


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en bosquejosdesermones.comLéanos en estudios-biblicos.comLéanos en selecciondesermones.comLéanos en miiglesia.com

anuncio-YT