devocionales.com :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

devocionales.com

 

Sus acciones ejercen una poderosa influencia en la familia

Sus acciones ejercen una poderosa influencia en la familia

1.- Lectura Bíblica : 2 Timoteo 2:2

2.- Versículo para memorizar:

“Me has oído enseñar verdades, que han sido confirmadas por muchos testigos confiables. Ahora enseña estas verdades a otras personas dignas de confianza que estén capacitadas para transmitirlas a otros.” (2 Timoteo 2:2. NTV)

3.- Reflexión en la Palabra de Dios:

¿Ha visto por casualidad niños y niñas que se ponen las prendas de vestir de su padre o madre? Lo hacen porque eso es lo que hacen sus padres. Ellos asimilan que se trata de algo válido y lo imitan.

Si usted quiere que sus hijos piensen o actúen de determinada manera, haga algo visible en presencia de ellos. Esa es una de las razones por las que resulta inconveniente discutir en pareja delante o quizá acudir a la agresión verbal. Eso mismo es lo que replicarán progresivamente en su crecimiento y edad adulta.

Mario E. Fumero, señala al respecto:
“Se aprende más viendo que oyendo, y cuando ambas elementos se conjugan, el grado de asimilación aumenta. La fidelidad de un hijo está en que sepa recibir y transmitir ese patrimonio moral y cultural que los padres legaron como herencia.” (Mario E. Fumero. “La paternidad espiritual”. Editorial Unilit. 1996. EE.UU. Pg. 34)
Es necesario tomar nota de dos elementos que no deben quedar sueltos: Ver y oír. Su conjugación es eficaz para impactar a nuestra familia.

El apóstol Pablo reafirmó este principio en general cuando escribió a su discípulo Timoteo: “Me has oído enseñar verdades, que han sido confirmadas por muchos testigos confiables. Ahora enseña estas verdades a otras personas dignas de confianza que estén capacitadas para transmitirlas a otros.” (2 Timoteo 2:2. NTV)

El autor sagrado enfatizó en la necesidad de enseñar, y esa enseñanza toma como fundamento lo que nos ven hacer.

Recuerde siempre que tenemos en nuestros hijos un tesoro pero al mismo tiempo, una enorme responsabilidad. Cuando vamos a la Presencia de Dios tendremos que dar cuenta por nuestra familia. ¿Qué principios y valores sembramos en ellos? No podemos rehuir ese enorme compromiso que tiene validez en el presente pero también para la eternidad.

Lo mejor que podemos hacer hoy es evaluarnos y disponernos a corregir los errores que descubrimos en ese proceso. Con ayuda de Dios, sin duda podemos lograrlo.

Si aún no ha recibido a Jesús como Señor y Salvador, hoy es el día para que lo haga. Podemos asegurarle que no se arrepentirá. Prendidos de la mano de nuestro amado Redentor alcanzamos el crecimiento personal, espiritual y familiar que tanto anhelamos.

Preguntas para el crecimiento personal y familiar:

a.- ¿Qué nos enseña el apóstol Pablo en Filipenses 4:9, respecto a enseñar con el ejemplo?

b.- ¿Ha pensado cómo cambiaría su relación familiar si brinda un buen ejemplo?

c.- ¿Por qué generalmente los hijos terminan haciendo lo que sus padres?

d.- ¿De qué manera podemos ejercer una influencia positiva en nuestros hijos a partir de lo que nos ven hacer?

e.- A nivel familiar, ¿qué podemos aplicar de la enseñanza que nos brinda 2 Timoteo 2.2?

f.- ¿Por qué debemos disponernos a cambiar si pretendemos que la familia cambie?


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en estudios-biblicos.comLéanos en miiglesia.com

anuncio-YT