devocionales.com :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

devocionales.com

 

No se deje arrastrar por las dificultades

No se deje arrastrar por las dificultades

1.- Lectura Bíblica: Filipenses 3: 13, 14.

2.- Versículo para memorizar:

”... vosotros también, poniendo toda diligencia por esto mismo, añadid a vuestra fe virtud; a la virtud, conocimiento; al conocimiento, dominio propio; al dominio propio, paciencia; a la paciencia, piedad...” (2 Pedro 1: 5, 6| RV 60)

3.- Reflexión en la Palabra de Dios:

Su nombre es Luis Fernando Álvarez. Es joven. Estudió la carrera de bioquímica. Es feliz. Vive con pasión cada instante de la vida.

Su historia podría pasar desapercibida en el afán de la ciudad, con personas presurosas yendo de un lado a otro en medio del embotellamiento de vehículos cuyos conductores hacen sonar las bocinas con intolerancia al tiempo que los vendedores de periódicos anuncian a viva voz la noticia del día, procurando vender un ejemplar.

Pero su caso es diferente. Padece la enfermedad de los huesos de cristal, conocida científicamente como osteosis imperfecta. Como recordará, es la debilidad ósea por carencias en la producción de una proteína.

En su niñez tuvo más de 30 fracturas en diferentes partes del cuerpo. Perdió la cuenta de las veces que lo ingresaron a un quirófano. Se acostumbró al bep bep de los aparatos hospitalarios y al penetrante olor a medicamentos, mientras esperaba a que lo atendiera un especialista.

Pero a pesar de las adversidades no ha perdido la fe. Desarrolló el entusiasmo, aprendió a valorar cada minuto como si fuera el último, y se mantiene firme gracias a la perseverancia, virtud que ha cultivado con el paso del tiempo.

Luis Fernando Álvarez es colombiano.  Se ha dedicado a investigar su enfermedad con el ánimo de ayudar a otras personas que la padecen.

Con ese propósito ha recorrido infinidad de países. Comparte su testimonio de fe y esperanza.

Cuando la adversidad toca a nuestro puerto, tenemos dos caminos: darnos por vencidos y dejarnos arrastrar por las aguas correntosas de la desesperanza, o creer en Dios y salir adelante.

La decisión la toma usted. El camino que elija determinará su fracaso o victoria.

En la Biblia leemos una poderosa enseñanza del apóstol Pedro:

“... vosotros también, poniendo toda diligencia por esto mismo, añadid a vuestra fe virtud; a la virtud, conocimiento; al conocimiento, dominio propio; al dominio propio, paciencia; a la paciencia, piedad…” (2 Pedro 1: 5, 6 | RV 60)

Recuerde que paciencia está ligado a la perseverancia.

Otro texto alentador lo escribió el apóstol Pablo:

“Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.” (Filipenses 3: 13, 14 | RV 60)

Cualquiera sea la situación que podamos enfrentar, usted y yo estamos llamados a perseverar. No podemos darnos por vencidos. La palabra fracaso no debe figurar en nuestro diccionario.

Jampas olvide que la Biblia enseña: en Cristo somos más que vencedores. Y, a propósito de Cristo, ¿ya lo recibió en su corazón como su único y suficiente Salvador? Decídase hoy a emprender el proceso de transformación que tanto necesita. Y, si no ha recibido a Jesucristo como Señor y Salvador, hoy es el día para que emprenda el viaje maravilloso hacia el cambio y crecimiento personal, espiritual y familiar.

4.- Preguntas para el cambio y crecimiento personal:

a.- ¿De qué manera se siente intimidado por las dificultades?

b.- ¿Permite que Dios le ayude a superar las circunstancias difíciles?

c.- ¿Se encuentra estancado como consecuencia de las adversidades y piensa quedarse ahí?

En adelante y cada vez que me asalten dificultades, volveré la mirada a Dios para que me ayude a resolverlas.


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en estudios-biblicos.comLéanos en bosquejosdesermones.comLéanos en miiglesia.com

anuncio-YT