devocionales.com :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

devocionales.com

 

Manejar los conflictos entre los hijos demanda sabiduría

Manejar los conflictos entre los hijos demanda sabiduría

1.- Lectura Bíblica: Lucas 15:25-32

2.- Versículos para memorizar:

“Su padre le dijo: “Mira, querido hijo, tú siempre has estado a mi lado y todo lo que tengo es tuyo. Teníamos que celebrar este día feliz. ¡Pues tu hermano estaba muerto y ha vuelto a la vida! ¡Estaba perdido y ahora ha sido encontrado!”».” (Lucas 15:31, 32. La Biblia de Las Américas)

3.- Reflexión en la Palabra de Dios:

Por casualidad, ¿ha visto hermanos enfrentados, justo porque sus padres tenían preferencias? Es una situación muy común. Es natural que podamos sentir alguna inclinación hacia alguno de nuestros hijos, pero debemos tener la sabiduría.

Ahora, si entre ellos surgen conflictos, como padres debemos hacer acopio de sabiduría y orar a Dios para enfrentar las situaciones y encontrar las soluciones adecuadas.

Aplicar castigos agrava la situación. Lo primero que debemos hacer es obrar con serenidad, lo segundo es buscar el diálogo y en tercer lugar, encontrar un punto de equilibrio.

Los castigos para dirimir dificultades en el hogar no constituyen la solución. Al respecto la sicólogo colombiana Lucía Nader, dice:
“Los padres suelen decir: “A mí me dieron correa de niño y no me traumaticé”. Sí se traumatizó; que no lo reconozca es otra cosa. La correa te pone en un estado de indefensión. Los niños tienen que aprender a ganar. Un padre debe aceptar: ‘Excusa, hijo, me equivoqué’, porque, de lo contrario, va a tener hijos perdedores que cuando el papá dice: ‘Esto es así porque yo soy su papá’, el hijo calla para evitar un problema. Algo propio de las familias conflictivas, de las que resultan jóvenes sin criterio con sus jefes o in con sus parejas, es que para no crear conflicto se someten al otro”, (Lucía Nader citada en el artículo: “¿Familia problema?”. Diario El País. 23/08/2015. Edición Impresa. Colombia. Pg. C-4)
Un padre o una madre preocupados realmente por edificar una familia sólida, buscan soluciones y no agravan las cosas.

Relata la Biblia que cuando el hijo pródigo regresó a casa, su hermano mayor se enojó muchísimo: “Mientras tanto, el hijo mayor estaba trabajando en el campo. Cuando regresó, oyó el sonido de música y baile en la casa, y preguntó a uno de los sirvientes qué pasaba. “Tu hermano ha vuelto — le dijo— , y tu padre mató el ternero engordado. Celebramos porque llegó a salvo”. El hermano mayor se enojó y no quiso entrar. Su padre salió y le suplicó que entrara… Su padre le dijo: “Mira, querido hijo, tú siempre has estado a mi lado y todo lo que tengo es tuyo. Teníamos que celebrar este día feliz. ¡Pues tu hermano estaba muerto y ha vuelto a la vida! ¡Estaba perdido y ahora ha sido encontrado!”».” (Lucas 15:25-32. La Biblia de Las Américas)

Lea cuantas veces sea necesario el texto y observe con detenimiento de qué manera actúa un padre sabio, un hombre cristiano que aprende— de la mano de Dios— a manejar los conflictos de la familia.

No es riñendo con los hijos o aplicándoles duros castigos como les llevamos a entrar en razón. Es con sabiduría, que proviene de Dios cuando oramos. Él sabe cómo guiarnos a encontrar soluciones. No es en nuestras fuerzas.

Insisto que siempre hay oportunidad para cambiar con nuestra familia e imprimir cambios en la relación con los hijos, perdonarles y darles una nueva oportunidad cuando hemos fallado. Decídase hoy.

Ah, y si no ha recibido a Jesús como Señor, es hora de que lo haga. Tomado de la mano de nuestro amado Redentor, alcanzará el crecimiento personal, espiritual y familiar que siempre ha anhelado. Decídase hoy por Cristo… No se arrepentirá…

4.- Preguntas para el crecimiento personal y espiritual:

a.- ¿Qué nos enseña el pasaje de Lucas 15:11-16 respecto a la rebeldía de los hijos? ¿Cuál debe ser nuestra actitud?

b.- ¿Qué dice la Biblia en cuanto a la disciplina de los hijos (Proverbios 13:24)? ¿Por qué razón debemos obrar con sabiduría al corregirlos?

c.- ¿Cómo asume usted la relación de familia?

d.- ¿De qué manera aborda conflictos en la relación con los hijos? ¿Obra con sabiduría o se deja arrastrar por la ira?

e.- ¿De qué manera los errores hacen entrar en razón a nuestros hijos (Lucas 15:17-19)?

f.- Cuando nuestros hijos han cometido errores, ¿qué papel juega el perdón en la relación con ellos (Lucas 15:20-24)?

g.- ¿Qué beneficios trae a su vida familiar un corazón comprensivo y perdonador?


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en estudios-biblicos.comLéanos en bosquejosdesermones.comLéanos en miiglesia.com

anuncio-YT