devocionales.com :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

devocionales.com

 

Asuma la responsabilidad con sus hijos

Asuma la responsabilidad con sus hijos

1. Lectura Bíblica: Salmos 127:3-5

2. Versículo para memorizar:

“Los hijos son un regalo del Señor; son una recompensa de su parte.” (Salmos 127:1. NTV)

3. Reflexión en la Palabra de Dios:

Medellín es una ciudad preciosa de Colombia donde el rumor de los vientos que provienen de las montañas, se convierte en un canto de alegría y torna más agradable tomarse un café tinto en cualquier cafetería del centro, o mientras se camina despacio por una de sus inmensas avenidas. Hombres y mujeres amables por todas partes que saludan con una sonrisa en el rostro.

Sin embargo saltó a las noticias con un reporte preocupante de la Secretaría de Salud según el cual, 6.967 mujeres entre los 10 y los 19 años, quedaron en embarazo en el 2013. Mientras que en el 2011 fueron 6.880 mujeres en el mismo rango de edad. Sin contar que estudios de la Gobernación de Antioquia revelan que el 82,5 por ciento de los embarazos adolescentes acaban en un aborto clandestino.

De la mano con este reporte estadístico viene otra información alarmante relacionada con el aumento de enfermedades de transmisión sexual. Según indicadores mostrados en el Concejo de Medellín, el porcentaje de adolescentes gestantes con sífilis que han sido diagnosticadas y tratadas antes de la semana 17, es del 40,9 en el 2012 y de 42,3 en 2011. Además, el año pasado, se detectaron tres casos de sida en mujeres adolescentes gestantes.

Lina Marcela Orozco, trabajadora social de la Universidad de Antioquia, explica que “los chicos están permanentemente bombardeados por medios de comunicación y la sociedad de consumo con información que les estimula a tener una vivencia sexual sin límites”. (Citado en Diario ADN, Colombia. 24/02/2014. Pg. 7)

Tomo como referencia el estudio para alertarle sobre lo que puede, sin duda, estar ocurriendo en su propia ciudad y país. Este es un fenómeno social creciente que tiene como alimento toda la suciedad que reciben diariamente nuestros chicos a través de la publicidad. “Vive a plenitud tu sexualidad”, promueven los anuncios, pero ocultan que tras la irresponsabilidad hay adolescentes embarazadas, hijos sin padres y jóvenes contagiados de enfermedades sexuales que echan a perder su futuro.

Los progenitores tenemos mucha responsabilidad en el asunto. ¿Qué educación y orientación brindamos a nuestros hijos? Es una pregunta que nadie más que usted puede responder. El asunto es de responsabilidad por ellos: nuestros hijos e hijas.

Me cuestionará usted: ¿Responsabilidad? Sí, porque desde que la semilla del hombre fecunda el óvulo de la mujer, ya hay vida, un nuevo ser. Es una bendición de Dios para nosotros, pero debemos velar por esa bendición que nos regaló, siempre: desde que nacen hasta que llegan a su edad adulta.

Le recuerdo lo que dicen las Escrituras: “Los hijos son un regalo del Señor; son una recompensa de su parte. Los hijos que le nacen a un hombre joven son como flechas en manos de un guerrero. ¡Qué feliz es el hombre que tiene su aljaba llena de ellos! No pasará vergüenza cuando enfrente a sus acusadores en las puertas de la ciudad.” (Salmos 127:1-3. NTV)

Responsabilidad, entonces, implica cuidar de nuestros chicos y chicas. Tomar tiempo para hablar con ellos. Escucharles. No escandalizarnos cuando digan algo que rompe nuestros esquemas. Instruirles. Darles confianza. Estrechar los lazos de amistad.

Hoy es el día para que tome la decisión de cambiar. En lo personal, pero también en la esfera familiar. El primer paso que debe dar es recibir a Jesucristo como su único y suficiente Salvador. Le aseguro que no se arrepentirá. Tomado de Su mano poderosa, emprenderá el camino hacia el crecimiento personal y espiritual que anhela.

4. Preguntas para el crecimiento personal y espiritual:

a. ¿He emprendido el proceso de cambio con mi familia?

b. ¿Cómo asumo los problemas que tengo a nivel familiar? ¿Reconozco que debo cambiar?

c. ¿Dialogo con mis hijos?

d. ¿Cuándo fue el último diálogo que tuve con uno de mis hijos?

e. ¿Encuentran en mi como padre o madre un apoyo?

Hoy me decido a cambiar con ayuda del Señor Jesús.


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en bosquejosdesermones.comLéanos en estudios-biblicos.comLéanos en selecciondesermones.comLéanos en miiglesia.com

anuncio-YT