devocionales.com :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

devocionales.com
Dale clic aquí para recibir actualizaciones diarias en tu correo electrónico.

 

El peligro de juzgar a la ligera

El peligro de juzgar a la ligera

1.- Lectura Bíblica: Mateo 7:1

2.- Versículo para memorizar:

“No juzguéis, para que no seáis juzgados.” (Mateo 7:1).

3.- Reflexión en la Palabra de Dios:

A la vecina de enfrente nadie podía negarle que era una persona callada, cumplidora de sus deberes, izaba la bandera nacional los días festivos, jamás se le veía en los cuchicheos de las comadres, y de su casa, jamás salían gritos o ruidos que hicieran pensar en las grescas comunes en muchos hogares de la cuadra.

Yo la vi el domingo con la Biblia— comentó alguien, a lo que otro contertuliano acotó: — ¡Claro, es cristiana! eso explica por qué viste tan recatadamente —.

Unos y otros coincidían en asegurar que era buena persona. Ejemplar cuando se trataba de ayudar al prójimo. Entusiasta al saludar con un “Buenos días” y generalmente cuidadosa a la hora de guardarse en su casa. Jamás se le vio después de las diez de la noche afuera.

Así las cosas, el comité de barrio no tuvo el más mínimo temor de tocar a su puerta cuando –próximos a la celebración de la Navidad — dispusieron colocar luces de colores, engalanar la vía con adornos y pintar sobre la acera un enorme papá Noel con una bolsa desproporcionada de regalos en su espalda.

¿Cómo se les ocurre?— expresó escandalizada.— ¡Ni más faltaba!. Una práctica tan impía no puede convocar mi participación. Para ese tipo de actividades no doy un solo peso —, y se les quedó mirando furibunda, como si uno de los visitantes le hubiese animado a participar en un aquelarre de brujas.

Se retiraron sin decir una palabra, pero marcharon —calle abajo— preguntándose cuál sería la religión de la vecina, que le impedía socializar con sus vecinos y marginarse de actividades propias de una sociedad occidental. Sin duda, pensaron, es una fanática. “A tal iglesia no aspiraría ir jamás...”, murmuró alguien.

A su turno, la mujer cerró la puerta, se recostó a la pared, miró al cielo, y dijo: —Gracias Dios mío por librarme de prácticas mundanas...—

Cuestionar a quienes nos rodean por que no asisten a la misma congregación que nosotros o definitivamente siguen sin asistir a ninguna iglesia, no es otra cosa que juzgar y esa es una prerrogativa que le corresponde únicamente a Dios. Y aún El, con todo el poder, sigue y seguirá guardando misericordia por el pecador. La vecina del relato se abrogaba el derecho a señalar.

El Señor Jesús recomendó a sus discípulos: “No juzguéis, para que no seáis juzgados.” (Mateo 7:1). Y plantea de hecho, el que no estamos en condición de señalar a los demás, llegando incluso a determinar si son o no pecadores.

En adelante, cuando le pregunten algo sobre alguien o le inviten a emitir un juicio, debe ser prudente y abstenerse de juzgar. No somos jueces, somos cristianos. Sin duda, una actitud de equilibrio le llevará a mejorar sus relaciones con los demás.

Si no ha recibido a Jesús como su Señor y Salvador hoy es el día para que lo haga. Puedo asegurarle que no se arrepentirá.

4.- Preguntas para el crecimiento personal y espiritual:

a.- ¿Juzga usted con facilidad a otras personas?

b.- ¿Ha pensado alguna vez que quizá juzgó a priori causando daño?

c.- ¿Mide el alcance de lo que va a decir de otras personas?

d.- ¿Qué enseña a su vida el pasaje de Mateo 7:1?

e.- ¿Está dispuesto a cambiar su actitud de andar juzgando a otras personas?


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en bosquejosdesermones.comLéanos en estudios-biblicos.comLéanos en selecciondesermones.comLéanos en miiglesia.com