devocionales.com :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

devocionales.com
Dale clic aquí para recibir actualizaciones diarias en tu correo electrónico.

 

Perdonar e intentarlo de nuevo cuantas veces sea necesario

Perdonar e intentarlo de nuevo cuantas veces sea necesario

1.- Lectura Bíblica: Proverbios 28:13

2.- Versículo para memorizar:

“Los que encubren sus pecados no prosperarán, pero si los confiesan y los abandonan, recibirán misericordia.” (Proverbios 28:13. NTV)

3.- Reflexión en la Palabra de Dios:

Damaris llamó a su esposo aquella mañana. Le pidió perdón. Lo hizo en un mar de llanto. “Sé que te fallé; perdóname. Quiero volver a tu lado.” La relación se rompió cuando el descubrió un chateo de ella con un desconocido en el teléfono celular.

Ante los halagos malintencionados del hombre, ella no levantó una barrera y prosiguió la conversación. El incidente desembocó en una fuerte discusión y en la separación. David no sabía qué contestar, por fin dijo: “Está bien, intentémoslo…” Pero Damaris reconocería tiempo después que recobrar la confianza de su marido no fue fácil.

Una vez nos disponemos a cambiar, y perseveramos en el proceso, no podemos esperar que todo será un camino de rosas. Es probable que enfrentemos la molestia, intolerancia e incluso rencor de aquellos a quienes hemos herido en casa.

“Reconozco que se dificultó que mi esposa confiara de nuevo en mí. Ella simplemente andaba prevenida, y con justa razón.”, confesó Jorge Enrique quien está saliendo de un prolongado conflicto como consecuencia de sus infidelidades. Hoy está caminando de la mano del Señor Jesús y no ha vuelto a incurrir en inmoralidad, pero persevera en la búsqueda de la normalidad en casa y sabe — con todo el corazón — que deberá ganarse la credibilidad nuevamente, no solo en su esposa sino en sus hijos.

En todos los casos debemos insistir y mantenernos firmes en el plan de cambio que nos hemos trazado, como anota el autor, Gary Chapman:
“Una disculpa eficaz requiere la voluntad de cambiar nuestro comportamiento… cuando no admitimos nuestras faltas — ya sea hacia Dios o hacia nuestro cónyuge — no podemos esperar un buen resultado. Cuando admitimos la ofensa que causamos, y formulamos un plan para evitar incurrir en la misma situación de nuevo, el perdón es posible.“ (Gary Chapman. “Los 5 lenguajes del amor - Devocionales”. Tyndale House Editores. 2012. EE. UU. Pg. 10/01)
En todos los casos debemos asumir la responsabilidad por nuestros errores. No podemos ocultar la cabeza en la arena como el avestrus pretendiendo que no ha pasado nada. Por el contrario, debemos encarar las consecuencias de nuestros errores y perseverar en la búsqueda de soluciones, a partir de nuestra decisión de cambiar.

Admitir las fallas es fundamental, como enseñó el rey Salomón: “Los que encubren sus pecados no prosperarán, pero si los confiesan y los abandonan, recibirán misericordia.” (Proverbios 28:13. NTV)

Si dejamos atrás el comportamiento errado y pecaminoso, ese comportamiento que ha causado tantas heridas a la pareja y a los hijos, Dios nos ayuda en el proceso de cambio. Recuerde que Él cambia nuestro corazón, modifica nuestra forma de pensar y de actuar y nos acompaña en el paso-a-paso orientado al mejoramiento personal, espiritual y por supuesto, familiar.

No podríamos terminar este tiempo de reflexión sin antes hacerle una invitación: Que reciba a Jesús como su Señor y Salvador. Puedo asegurarle que no se arrepentirá, y que, además, prendidos de las manos del Maestro avanzaremos a pasos sólidos en el proceso de cambio y crecimiento personal, espiritual y familiar.

4.- Preguntas para el crecimiento personal y espiritual:

a.- ¿Recuerda algún incidente que desencadenó una discusión en pareja o con los hijos, y que aún no logra olvidar?

b.- ¿Recuerda por qué se originó la situación conflictiva? ¿Tuvo quizá usted la responsabilidad?

c.- ¿Ha hecho algo orientado a resolver ese conflicto que le atormenta?

d.- ¿Está realmente dispuesto a resolver su situación y a cambiar?

e.- ¿Qué se comprometería a cambiar en su vida con ayuda de Dios?

f.- ¿Estaría dispuesto a acudir a sus seres amados para pedirles perdón si les ha causado daño?

g.- ¿Qué significan para usted textos como Mateo 3:7, 8; Ezequiel 18:30-32 y Proverbios 28:13?


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en bosquejosdesermones.comLéanos en estudios-biblicos.comLéanos en selecciondesermones.comLéanos en miiglesia.com