devocionales.com :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

devocionales.com
Dale clic aquí para recibir actualizaciones diarias en tu correo electrónico.

 

Internet no es recomendable para instruir sobre sexo a sus hijos

Internet no es recomendable para instruir sobre sexo a sus hijos

1.- Lectura Bíblica: Deuteronomio 6: 6, 7

2.- Versículo para memorizar:

“Estas palabras que Yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes.” (Deuteronomio 6:6,7)

3.- Reflexión en la Palabra de Dios:

¿Sabía usted que más del 60% de las consultas que hacen muchos jóvenes y adolescentes en la Internet— tanto hombres como mujeres— está relacionadas con pornografía e imágenes de alto contenido sexual, o al menos, muy sugerentes?

La facilidad que hoy tienen nuestros hijos, bien sea a través de su PC o en un teléfono móvil para ingresar a páginas sin que podamos ejercer control alguno, está generando contaminación en sus mentes y tergiversación respecto a lo que es una sana sexualidad.

Una investigación del Instituto de La Familia de la Universidad de La Sabana, en Colombia, puso en evidencia que
“Solo el 25 % de los hombres y el 24 % de las mujeres menores de edad tienen algún tipo de filtro en el computador para bloquear las páginas pornográficas. Con relación al lugar desde donde se conectan, el 78 % de los hombres y el 76 % de las mujeres lo hacen desde la casa, le sigue el celular (con un promedio entre el 47 y el 51 %), tercero el portátil (40 %) y cuarto el colegio (35 %). Cuando navegan en la red entre el 54 y el 61 % busca información para hacer trabajos o tareas, el 33 % descarga música, videos o películas, y entre el 19 y el 32 % juega en línea. Los hombres, más que las mujeres, leen noticias en Internet, ven más pornografía, buscan fotos o videos eróticos y hacen más apuestas en línea. En el caso de las mujeres, ellas buscan más información para efectos académicos y utilizan más Twitter.” (Información citada en el diario El País. Colombia. 30/08/2015. Página C7)
Lo que despierta preocupación, además del mínimo control que se ejerce sobre lo que ven los hijos en la Internet, es que si ejecutan supervisión, es parcializada. Se evidenció que controlan más a las niñas en las salidas los fines de semana, en conocer lo que hacen durante su tiempo libre, en fijarles un horario de llegada y en aconsejarlas sobre el uso de Internet y de video juegos.

Otro elemento que despierta inquietud es que, de acuerdo con los especialistas, a nuestros adolescentes muy poco les hablan en los hogares e instituciones educativas, sobre cómo aprender a decir no cuando les proponen tener relaciones sexuales y cómo identificar si la persona con la que están saliendo es la adecuada.

Es esencial que retomemos el rumbo de forjar a las nuevas generaciones en principios y valores. De enseñarles sobre sexualidad, sobre moral, sobe obediencia y sujeción a Dios. No podemos olvidar que nuestra sociedad inició un camino imparable hacia la inmoralidad en el momento en el que dejó de lado al Señor.

Hay que darles confianza a nuestros hijos, pero también controlar qué hacen. Algunos padres, por ejemplo, sólo les dan teléfono celular a sus hijos cuando cumplen 14 años y consideran que llegaron a cierto grado de responsabilidad con el uso que le dan a la Internet o las Redes Sociales.

El rey Salomón advirtió hace muchos siglos que: “El niño dejado a sus caprichos es vergüenza de su madre.” (Proverbios 29:15)

No podemos rehuir la responsabilidad que nos asiste de formar a nuestros hijos. De hecho, fue la recomendación que le hizo nuestro Padre celestial a Israel cuando iba a entrar a la tierra prometida; esa advertencia nos cobija a nosotros hoy: “Estas palabras que Yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes.” (Deuteronomio 6:6,7)

No hay otra salida que formar a nuestros hijos en sólidos cimientos, en principios y valores. Si lo hacemos, aun cuando las tentaciones sean muy fuertes, podrán salir victoriosos. Hoy es el día de tomar responsabilidad por nuestra familia.

Si no ha recibido a Jesús como Señor y Salvador, hoy es el día para que lo haga. Recuerde que tomamos de la mano del Señor Jesús emprendemos el proceso de crecimiento personal y espiritual que siempre hemos anhelado, y que necesitamos. ¡Ábrale su corazón a Cristo!

4.- Preguntas para el crecimiento personal y espiritual:

a.- ¿Ha pensado alguna vez que los jóvenes también tienen interrogantes, en temas como el sexo, que estamos llamados a responderles en nuestra condición de padres?

b.- ¿Porqué razón hoy día los adolescentes y jóvenes consultan primer al internet, a las revistas o a las amistades antes que a sus padres cuando les asalta un interrogante?

c.- ¿Qué cambios deberíamos imprimir en el esquema de la ración padres-hijos?

d.- ¿Qué consecuencias negativas produce la desinformación en cuanto a temas de sexualidad entre nuestros jóvenes?

e.- ¿Por qué razón darle el primer lugar a Dios en nuestra familia, trae cambios y mejora a nuestras vidas?

f.- ¿Qué aprendemos de pasajes Escriturales como 1 Juan 2:13 y 2 Timoteo 3:5? ¿Qué aplicación tiene en nuestra relación con los hijos?

g.- ¿Qué tipo de controles ejerce usted sobre los contenidos de Internet que consultan sus hijos?

h.- ¿Qué responsabilidad nos cabe a los padres por la formación moral y espiritual de nuestros hijos (Cp. Deuteronomio 6:6, 7; Proverbios 29:15)?


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en bosquejosdesermones.comLéanos en estudios-biblicos.comLéanos en selecciondesermones.comLéanos en miiglesia.com