devocionales.com :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

devocionales.com
Dale clic aquí para recibir actualizaciones diarias en tu correo electrónico.

 

Corrija errores en las relaciones con los demás

Corrija errores en las relaciones con los demás

1.- Lectura Bíblica: Efesios 4:26, 27; Génesis 2:18, 19

2.- Versículo para memorizar:

“Además, «no pequen al dejar que el enojo los controle». No permitan que el sol se ponga mientras siguen enojados, porque el enojo da lugar al diablo.” (Efesios 4:26, 27. NTV)

3.- Reflexión en la Palabra de Dios:

Recuerde que todos los seres humanos nacemos con sed de ser amados y de amar. Como diría un especialista en relaciones matrimoniales: “El amor cambia nuestra motivación para vivir. Con amor, las relaciones cobran significado. Ningún matrimonio puede tener éxito sin amor.”

Hasta tanto hagamos una adecuada evaluación de cómo estamos hoy, y qué nos trajo hasta aquí con problemas en la relación de pareja, no podremos avanzar en su superación satisfactoria. Es un proceso que toma tiempo, y además, honestidad de nuestra parte para reconocer cuando hemos fallado. Hacer lo contrario, es decir, asumir una actitud radical, constituye la vida demostración de que la principal motivación que nos asiste es el orgullo.

Enojarnos pretendiendo que presionar a nuestro cónyuge o a los hijos logrará algo, es un segundo error. El apóstol Pablo advirtió sobre el particular: “Además, «no pequen al dejar que el enojo los controle». No permitan que el sol se ponga mientras siguen enojados, porque el enojo da lugar al diablo.” (Efesios 4:26, 27. NTV)

Las emociones negativas como la ira o el enojo descontrolado, no deben gobernarnos; somos ustedes y yo quienes debemos controlarlas. Es una maravillosa capacidad que Dios nos concedió.

Cuando Dios vio la soledad del hombre, creó a la mujer. La constituyó en una bendición para su vida: “…Después, el Señor Dios dijo: «No es bueno que el hombre esté solo. Haré una ayuda ideal para él».Entonces el Señor Dios formó de la tierra todos los animales salvajes y todas las aves del cielo. Los puso frente al hombre para ver cómo los llamaría, y el hombre escogió un nombre para cada uno de ellos.” (Génesis 2:18, 19. NTV). Si ese fue el propósito originar de Dios, no tenemos porqué cambiarlo ni apreciar como una pesada cruz la relación de pareja. Va en contravía de lo dispuesto por nuestro amado Hacedor.

Hacer un alto en el camino demanda identificar los problemas, no eludirlos o hacer como que no existen. En tanto no asumamos el control de la situación, los conflictos serán mayores y el distanciamiento entre la pareja será cada vez más grande.

Es más, usted y yo podemos enriquecernos a partir de las discusiones con el cónyuge porque, en medio de la molestia que le asiste, podemos determinar qué le molesta o le afecta. No lo mire como una pérdida, sino como una ganancia porque aprenderá en qué debe trabajar para corregir errores. Recuerde que no toda la culpa en un problema es de su pareja.

Si no ha recibido a Jesucristo como Señor y Salvador, hoy es el día para que lo haga. Le aseguro que no se arrepentirá. Es el mejor paso que jamás podría dar, para usted y para su familia.

4. Preguntas para la discusión en grupo :

a.- ¿Realmente sabemos controlar nuestras reacciones? ¿Podría describir una reacción equivocada que trajo daño a su pareja y a sus hijos?

b.- La relación de pareja y el interactuar diario con los hijos están expuestos a múltiples enemigos. ¿Contribuye al deterioro de las relaciones el que usted no controle sus emociones?

c.- ¿A qué atribuye usted esas emociones descontroladas?

d.- ¿Cree posible controlar sus emociones negativas?

e.- ¿Cómo cree que podría lograrse esa transformación en sus reacciones?

f.- ¿Cómo cree que mejorarían sus relaciones en familia si controla sus emociones?


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en bosquejosdesermones.comLéanos en estudios-biblicos.comLéanos en selecciondesermones.comLéanos en miiglesia.com