devocionales.com :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

devocionales.com
Dale clic aquí para recibir actualizaciones diarias en tu correo electrónico.

 

Aprende a perdonar para vivir más y mejor

Aprende a perdonar para vivir más y mejor

1.- Lectura Bíblica: Mateo 6:14, 15; Marcos 11:25

2.- Versículo para memorizar:

"Porque si perdonan a otros sus ofensas, también los perdonará a ustedes su Padre celestial. Pero si no perdonan a otros sus ofensas, tampoco su Padre les perdonará a ustedes las suyas.” (Mateo 6:14, 15. NVI)

3.- Reflexión en la Palabra de Dios:

Cuando los Estados Unidos decidieron bombardear con bombas de napalm el territorio de Vietnam, exactamente el 8 de noviembre de 1972, una niña de nueve años, Kim Phuc sufrió graves heridas. Aunque su familia intentó guarecerse en una pagoda cercana al escuchar el ruido de los aviones, el refugio no fue suficiente y comenzó a incendiarse.

Un corresponsal de la agencia de noticias Associated Press, Nick Ut, sacó en ese momento la foto famosa y triste que recorrió el mundo. Allí estaba Kim, desnuda y llorando en un grito, con gran parte de su cuerpo cubierto de quemaduras de tercer grado. A pesar de eso, Kim sobrevivió.

Los médicos la sometieron a 17 cirugías y luego de años de ser utilizada como símbolo de la resistencia por su país, pidió asilo en Canadá.

Lo interesante de su historia, es que Kim perdonó al capitán John Plummer, el oficial que ordenó tirar las bombas sobre su pueblo. Al encontrarse con el militar en un evento no lo insultó, sino que lo abrazó: “La guerra hace que todos seamos víctimas. Yo, como niña, fui una víctima, pero él, que hacía su trabajo como soldado, también lo fue. Yo tengo dolores físicos, pero él tiene dolores emocionales, que son peores que los míos”, le dijo.

Kim viaja por el mundo pidiendo por la paz, y es presidenta de la Fundación Kim Internacional, organización dedicada a dar asistencia a víctimas de conflictos armados.

Perdonar es benéfico para nuestra vida. Es un camino para ser libres total y definitivamente. Fred Luskin quien es consejero, psicólogo de la salud y director del Proyecto del Perdón de la Universidad de Stanford, en los Estados Unidos asegura:
“Perdonar es muy similar a la tranquilidad que se siente cuando aterrizan los aviones. Perdón no es aceptar la crueldad, olvidar que algo doloroso ha sucedido ni excusar el mal comportamiento. Con el perdón, el primer beneficiado es usted. Mi investigación sobre el perdón demuestra que las personas reservan su capacidad para molestarse pero la usan sabiamente. No desperdician su valiosa energía atrapados en furia y dolor por cosas sobre las que nada pueden hacer. Al perdonar, reconocemos que nada se puede hacer por el pasado, pero permite liberarnos de él. Perdonar ayuda a bajar los aviones para hacerles los ajustes necesarios”. (Fred Luskin. “Guía para Perdonar”. 2014. Free Press. EE.UU. Pg. 57)
Si hay algo beneficioso en tomar la decisión de perdonar a alguien, con ayuda de Dios, es que nos permite descansar interiormente. Pone un freno al sufrimiento en el que quizá hemos estado sumidos por mucho tiempo.

Ahora, ¿qué ocurre si nos negamos a perdonar? En primer lugar, nos estancamos y espiritualmente no podemos crecer. La amargura nos gobierna y todo alrededor luce ensombrecido. El dolor nos sigue a todas partes, como una sombra. Todo lo contrario ocurre con quienes se deciden a perdonar. Está comprobado que se inclinan a ser felices.

Al abordar este asunto, el Señor Jesús enseñó: "Porque si perdonan a otros sus ofensas, también los perdonará a ustedes su Padre celestial. Pero si no perdonan a otros sus ofensas, tampoco su Padre les perdonará a ustedes las suyas.” (Mateo 6:14, 15. NVI). Y también instruyó: “Y cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas” (Marcos 11:25)

Perdonar nos hace libres y nos permite llegar siempre a nuevos niveles. Mejora nuestra relación familiar y con quienes nos rodean. ¿Es fácil perdonar? Por supuesto que no, pero si se lo pide a Dios, Él le ayudará en el proceso.

Si aún no ha recibido a Jesús como su Señor y Salvador, hoy es el día para que lo haga. Si Él mora en nuestro corazón, nos llevará a experimentar crecimiento personal, espiritual y familiar. ¡Abrale las puertas de su corazón a Jesucristo!

4.- Preguntas para el crecimiento personal y espiritual:

a.- ¿Guarda todavía rencor contra alguien?

b.- ¿Le ha pedido a Dios la sabiduría necesaria y el poder para perdonar?

c.- ¿Qué enseña a su vida el pasaje de Mateo 6:14, 15?

d.- ¿De qué manera le ayuda en su proceso de cambio leer el texto de Marcos 11:25?

Una meta desde hoy: En adelante y con ayuda de Dios, me fijaré el propósito de perdonar a quienes me han causado daño, para ser libres.


Léanos en mensajerodelapalabra.comLéanos en bosquejosdesermones.comLéanos en estudios-biblicos.comLéanos en selecciondesermones.comLéanos en miiglesia.com